El Bola

El Bola es un niño de doce años que vive en un barrio obrero de Madrid, Carabanchel, con sus padres y su abuela. Un ambiente familiar poco satisfactorio lo lleva a pasarse la mayor parte del tiempo en la calle con sus compañeros de escuela, arriesgando la vida en una especie de ruleta rusa en la que compiten con la velocidad del tren.



La llegada de un nuevo estudiante al colegio, Alfredo, le permite conocer una realidad diferente, mucho más agradable, libre y feliz, una relación familiar muy distinta a la que se vive en su casa, con un padre que lo golpea a la menor provocación. La amistad de El Bola con Alfredo es el pretexto para varios castigos, uno de ellos extremadamente violento que llevará a El Bola a denunciar a su padre.

Nacido en Madrid en 1970, hijo de actor, actor él también a las órdenes de Carlos Saura, Gutiérrez Aragón y Adolfo Aristaráin, entre otros, Achero Mañas estudió cine en Estados Unidos y realizó a fines de los noventa tres exitosos cortometrajes, todos ellos sobre el mundo de la infancia. Su primer largo, El Bola, es una de las películas españolas más interesantes de los últimos tiempos, a pesar de que el tema de los niños golpeados y el apoyo de la UNICEF podían presagiar ciertos excesos melodramáticos que, sin embargo, el director debutante contiene con gran habilidad. De hecho, quizás se le pueda objetar ser un tanto demostrativa, pero de todas maneras la inteligencia y la mesura del guión original logran conjurar los peligros que pudieron amenazar la película.



Porque la forma en que está narrada la historia es un modelo de sutileza; es mucho más lo que está insinuado que lo que se dice abiertamente. Hay personajes y situaciones ambiguas que nunca se explican claramente, pero que igualmente definen dos universos opuestos: la familia de El Bola y la de Alfredo. Son dos concepciones de la vida familiar que casi no tienen puntos en común, salvo el coexistir en el mismo espacio físico. Después, todo las separa: de la decoración de los departamentos al papel de la madre, de las manifestaciones de alegría y felicidad a la forma de enfrentar la muerte, del ritual de la comida al espacio que gozan los hijos. Y si ambas familias comparten un mismo barrio, las separa una enorme distancia temporal.

La sutileza nace también de las actuaciones, y en primer lugar de la elección de los intérpretes. Juan José Ballesta da a El Bola una gran intensidad: es un niño triste y humillado, que puede olvidarse por un rato del maltrato para ser inmensamente feliz en el parque de diversiones o en la salida a la montaña. El monólogo final, donde El Bola enumera a cámara las torturas a que ha sido sometido, es un buen ejemplo de efectividad y contención. Igualmente notables son las interpretaciones de Alberto Jiménez como el padre de Alfredo y Manuel Morón como el padre de El Bola. Ambos personajes son excepcionalmente complejos y muestran diversas facetas contradictorias. No se trata de una oposición maniquea de bueno y malo, sino de establecer la fuerte presencia en el mundo actual de resabios de los valores del pasado.



En este sentido, El Bola se relaciona sobre todo con Solas de Benito Zambrano, en tanto que ambas películas demuestran que los cambios que se han producido en la sociedad española durante los últimos veinticinco años, han sido muy rápidos como para impedir la supervivencia de los viejos valores. Tras la familia de El Bola, es posible descubrir los fantasmas de franquismo, los mismos fantasmas que poblaban las películas de Carlos Saura durante los años setenta: una institución familiar absolutamente vertical, con el padre como amo y señor todopoderoso e indiscutible, aunque ahora no sea más que el dueño de una ferretería de barrio, de cuya voluntad depende el resto de los miembros, fundamentalmente una madre sufrida y callada y un hijo, El Bola, que finalmente encuentra la forma de liberarse.

(Publicado originalmente en el semanario Tiempo Libre 1157, 07/11/2002)



EL BOLA (España, 2000) Realización: Achero Mañas / Guión: Verónica Fernández y Achero Mañas / Fotografía: Juan Carlos Gómez / Dirección artística: Satur Idarreta / Música: Eduardo Arbide / Sonido: Goldstein y Steinberg / Edición: Nacho Ruiz Capillas / Producción: José Antonio Félez, Tesela Producciones Cinematográficas-Televisión Española-Vía Digital / Distribución en México: Dirección de Actividades Cinematográficas de la UNAM / Intérpretes: Juan José Ballesta (Pablo, El Bola), Pablo Galán (Alfredo), Alberto Jiménez (José, padre de Alfredo), Manuel Morón (Mariano, padre de El Bola), Ana Wagener (Laura, asistente social), Nieve de Medina (Marisa), Gloria Muñoz (Aurora, madre de El Bola), Javier Lago (Alfonso, amigo de José), Omar Muñoz (Juan), Soledad Osorio (abuela de El Bola)/ Duración: 88 minutos.