Detrás del sol

Desde tiempo inmemorial, las familias Breves y Ferreiras han estado enfrentadas en una lucha por la tierra que ha causado una gran cantidad de muertes. Cuando Inacio, el hijo mayor de los Breves es asesinado por uno de los Ferreiras, corresponde al siguiente, Tonho, llevar a cabo la venganza.



Movido más por los deseos de su padre y su rígido código de honor que por su propia voluntad, Tonho mata al Ferreiras de turno, pero no está convencido de que toda esa violencia tenga sentido, cuestionado por su hermano pequeño y por el descubrimiento del amor representado por una joven y bella cirquera. Pero la tradición debe continuar, y cuando la sangre del último muerto se vuelva amarilla, otro Ferreiras vendrá en busque de Tonho, para convertirse a su vez en la próxima víctima.

Walter Salles, nacido en 1956 e hijo de uno de los banqueros más poderosos de Brasil, es sin duda el cineasta más importante surgido en el país en los últimos veinte años. Luego de la profunda crisis que vivió en cine brasileño durante el gobierno de Collor de Mello, la aparición de Salles es el acontecimiento más notable en una cinematografía que aunque hace grandes esfuerzos no ha podido recuperar la riqueza de los años sesenta y setenta. En cambio, las películas dirigidas por Salles desde 1991 (Pelea de navajas, Tierra extranjera, Estación central y Medianoche) han revelado a un director de gran oficio preocupado además por abordar de una manera crítica la situación de Brasil, fundamentalmente la de las clases más afectadas por las políticas económicas.



En Detrás del sol (anodino título gringo que sustituye al mucho más sugerente Abril despedaçado), Walter Salles adapta una novela del escritor albano Ismail Kadaré, la traslada a la realidad del sertón brasileño de la primera década del siglo XX y consigue un relato riguroso y despojado que trasciende la temática local para alcanzar un valor universal. El propio director ha declarado que para la elaboración del guión fue tan importante la documentación histórica como la incursión en la tragedia griega, y particularmente en Esquilo.

De ahí que esa lucha entre los Ferreiras, una poderosa familia ganadera, y los Breves, latifundistas productores de azúcar venidos a menos a consecuencia de la abolición de la esclavitud e incapaces de acceder a la mecanización industrial, evada en definitiva todos los límites espaciales y temporales para desarrollarse en un universo mítico donde están representados algunos conflictos esenciales, fácilmente extrapolables a diversas épocas y latitudes. En este sentido, Detrás del sol tiene muchos puntos en común con la otra gran película brasileña del año, A la izquierda del padre de Luis Fernando Carvalho, premiada en la reciente Muestra de Guadalajara.



El final de Detrás del sol, distinto al de la novela, remite a uno de los mayores clásicos del cinema novo, Dios y el Diablo en la tierra del sol. Como el cangaceiro del filme de Glauber Rocha, Tonho accede al mar y a la posibilidad de iniciar una nueva vida, liberado por el sacrificio de su hermano pequeño. Es uno de los grandes momentos de la película, pero no el único. Walter Salles demuestra una gran maestría como narrador, tanto en la inteligente utilización del lúcido hermano menor como guía del relato, como en el virtuosismo de la persecución y muerte del inicio, o el extraordinario momento de Clara girando en la cuerda, directamente relacionado con la escena del columpio.

Una escena clave en la que se descubre la sorpresa familiar ante la risa excepcional de ese padre adusto, siempre controlado, siempre tenso, atado como los bueyes que giran interminablemente en el trapiche, sin futuro y sin salida, fatalmente destinados a repetir una y otra vez el mismo movimiento. Sin embargo, Salles se permite un final optimista: romper el rito, destruir la familia, para alcanzar la libertad y vivir su propia vida, sin dejarse mandar por los muertos.

(Publicado originalmente en el semanario Tiempo Libre 1156, 07/04/2002)



DETRAS DEL SOL (ABRIL DESPEDAÇADO) Brasil-Francia-Suiza, 2001 / Realización: Walter Salles / Guión: Karim Aïnouz, Sergio Machado y Walter Salles, sobre la novela de Ismail Kadaré / Fotografía: Walter Carvalho / Dirección artística: Cassio Amarante / Música: Antonio Pinto, Ed Cortés y Beto Villares / Sonido: Felix Andrew, François Groult, François Musy y Waldir Xavier / Edición: Isabelle Rathery / Producción: Arthur Cohn, Bac Films-Dan Valley Film A.G.-Haut et Court-Video Filmes / Distribución en México: Buena Vista / Intérpretes: José Dumont (padre), Rodrigo Santoro (Tonho), Rita Assemany (madre), Ravi Ramos Lacerda (Pacu), Luis Carlos Vasconcelos (Salustiano), Flavia Marco Antonio (Clara), Caio Junqueira (Inacio), Everaldo Pontes (viejo ciego), Mariana Loureiro (viuda), Servilio de Holanda (Isaias) / Duración: 99 minutos.