El amor en tiempos de odio

Josef y Marie Cizek son una pareja sin hijos que vive en un pequeño pueblo checo ocupado por los alemanes, en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Cuando David, un judío prófugo de un campo de concentración, hijo de los antiguos patrones de Josef, reaparece en el lugar, la pareja lo oculta en una pequeña bodega de la casa.



Deben extremar las precauciones para evitar las sospechas de los vecinos, aunque el mayor peligro es un exempleado de Josef y ahora colaborador de los nazis, Horst. Este, enamorado de Marie, visita la casa constantemente, siente que algo no está bien y, ante el rechazo de la mujer, intenta obligarlos a alojar a un alemán en la casa. Para evitarlo, Marie afirma estar embarazada, lo que complica aún más las cosas.

Hay un cierto estilo de comedia agridulce que parece exclusiva de los cineastas checos, y muy en particular de la extraordinaria generación de la Primavera de Praga. Cineastas como Milos Forman, Jiri Menzel o Vera Chytilova consiguieron con sus películas de mediados de los años sesenta (respectivamente Los amores de una rubia, Los trenes rigurosamente vigilados y Las margaritas) una pintura original de la sociedad checa, mediante el retrato de personajes desencantados, débiles, poco heroicos y muy humanos. Esta última característica quizás haya sido el sello del movimiento: la capacidad para exaltar el lado humano de esas criaturas que se movían en situaciones difíciles, fueran las de las relaciones sentimentales o las de la historia reciente.



Los hechos posteriores obligaron al exilio, el silencio o la autocensura. La Primavera de Praga se convirtió en invierno y esa bocanada de aire fresco y nuevaolero en la cinematografía checa no reaparecería más que esporádicamente, en algunos momentos de El juego de la manzana (1977) de Chytilova, o Tijeretazos (1980) y Mi pueblito (1985) de Menzel. Hasta que treinta y cinco años después de las obras maestras de mediados de los sesenta, aparece Jan Hrebejk (Praga, 1967) con un filme que recupera lo mejor de aquellas películas: El amor en tiempos de odio (horroroso título español que quién sabe a quién se le ocurrió, pero que muy poco tiene que ver con lo que sucede).

Como en Los trenes rigurosamente vigilados la historia narrada por Hrebejk transcurre en los terribles tiempos de la ocupación nazi. Y como en el filme de Menzel, aquí también se habla de un asunto serio con humor. Hrebejk demuestra que se puede ser divertido sin hacer concesiones y caer en el sentimentalismo fácil de La vida es bella de Roberto Benigni. Porque en este caso, el tono de comedia elegido permite evitar el maniqueísmo de personajes y situaciones. El temor, la cobardía la comodidad o la impotencia que llevan a cerrar los ojos ante lo que está sucediendo no impide ni los pequeños comportamientos heroicos, ni las pequeñas actitudes mezquinas. Y los dos son igualmente humanos.



Relato intimista centrado casi exclusivamente en cuatro figuras principales, El amor en tiempos de odio ubica rápidamente el contexto histórico en el que se desarrolla mediante un elíptico prólogo que recorre los primeros años de la guerra, y finaliza con la liberación. El resto, está dedicado a estudiar el comportamiento de un grupo de personajes enfrentados a una situación límite y su capacidad de reacción ante hechos que lo ponen a prueba de una manera violenta. Hrebejk no lo juzga. Su mirada es igual y alternativamente tierna o ácida para el irónico antinazi Josef, para el patético colaboracionista Horst, para la ingenua y muy católica Marie o para el judío prófugo David. Ninguno de ellos es completamente malo, ni completamente bueno. Cualquiera de ellos puede ser solidario en un momento y egoísta en el siguiente. Y El amor en tiempos de odio no evade esa complejidad; al contrario, la asume. De ahí la riqueza de sus personajes, todos de una u otra forma entrañables.

(Publicado originalmente en el semanario Tiempo Libre 1155, 06/27/2002)



EL AMOR EN TIEMPOS DE ODIO (MUSIME SI POMAHAT) República Checa, 2000 / Realización: Jan Hrebejk / Guión: Jan Hrebejk y Petr Jarchevsky / Fotografía: Jan Malir / Dirección artística: Milan Bycek / Música: Ales Brezina / Sonido: Karel Jaros / Edición: Vladimir Barak / Producción: Pavel Borovan y Ondrej Trojan, Total Help Art-Czech TV / Distribución en México: Cine, Video y Televisión / Intérpretes: Bolek Polivka (Josef Cizek), Csongor Kassai (David Wiener), Jaroslav Dusek (Horst Prohaska), Anna Sisková (Marie Cizková), Jiri Pecha (Frantisek Simacek), Marti Huba (doctor Albrecht Kepk), Simona Stasová (Libuse Simacková), Vladimir Marek (oficial SS), Jiri Kodet (doctor Fischer), Richard Tesarik (capitán) / Duración: 120 minutos.