Harry Potter y la piedra filosofal

Harry Potter, huérfano de madre y padre, vive con sus tíos, los Dursley, quienes lo maltratan y lo humillan. Un día el niño recibe una correspondencia del colegio Howarts de magia y hechicería, mediante la cual lo convocan a los cursos. Así, Harry descubre que sus padres eran magos que murieron en su lucha con el malvado Lord Voldemort y que él sobrevivió casi de milagro.



En la escuela, Harry se hace amigo de otros dos niños, Hermione y Ron, se convierte en el buscador estrella del equipo de quidditch de su grupo y descubre un plan para apoderarse de la piedra filosofal, oculta en el tercer piso de la construcción y protegida por varios hechizos y seres descomunales. Harry, Ron y Hermione se enfrentan a los malvados y consiguen salvar la piedra mágica.

Las aventuras de Harry Potter publicadas hasta ahora (en español, cuatro libros) se han convertido en asombrosos éxitos de venta e interesaron en la lectura a una gran cantidad de niños alrededor del mundo. Era previsible que luego de los millonarios ingresos de las novelas de J. K. Rowling, el cine se interesara en ellas. Primero se mencionó a Steven Spielberg como posible director, pero al parecer a la escritora no le agradaron sus intenciones de agringar la historia. Finalmente, quien se encargó de la versión cinematográfica de Harry Potter y la piedra filosofal fue el mediocre Chris Columbus, cuya carrera la ha dado mucho dinero y prestigio (sobre todo como director de películas infantiles), aunque no ha filmado un solo metro de buen cine.



Harry Potter y la piedra filosofal no se diferencia mucho de otras adaptaciones literarias del cine hollywoodense, dedicadas a condensar novelas populares e ilustrarlas de una manera superficial. Para quienes ya leyeron los libros de Rowling, la película aparece como una reducción fiel de sus primeras aventuras; para los que no, es un adelanto de lo que se puede hallar en el libro. Los personajes principales encontraron una buena encarnación en los jóvenes actores que los interpretan (bien elegidos, sobre todo en lo físico) y los efectos especiales lograr hacer atractivas algunas de las escenas más espectaculares, como el juego de quidditch. Y afortunadamente no se abusa de ellos.

Hasta aquí los méritos de la película. Lo demás es creación de Rowling, como el hecho de que el héroe sea un personaje a la vieja usanza, un niño dickensiano huérfano y maltratado, que usa lentes y tiene una cicatriz en la frente, en lugar de los clasemedieros característicos del cine de Columbus, como el odioso Macaulay Culkin de Mi pobre angelito y otras. Harry Potter y la piedra filosofal es en buena medida el reverso de las anteriores películas del director, dedicadas a enaltecer a la clase media WASP, preocupada fundamentalmente por defender su dinero y sus propiedades. En general, los protagonistas de los otros filmes de Columbus se parecían mucho a los Dursley o a Draco Malfoy, mientras que los héroes actuales se acercan bastante a los villanos de antes, tienen algo de nerds y de marginados.



Por lo menos, en estos tiempos de fundamentalismo anglosajón resulta agradable ver esta película que muestra que existen otros valores además de los exaltados por el neoliberalismo, que el universo no es tan maniqueo como generalmente lo pintan y que junto al mundo actual, aparentemente tan lógico y racional, puede coexistir otro universo mágico enraizado en los mitos y las leyendas medievales. Aunque cinematográficamente no alcanza ningún vuelo (y en muchos momentos se ve incluso torpe), Harry Potter y la piedra filosofal es una buena reproducción cinematográfica del universo de J. K. Rowling, una escritora que en muy poco tiempo pasó del desconocimiento total a la fama mundial. Hoy en día puede ser que no hayan leído sus libros, pero nadie ignora quién es Harry Potter.

(Publicado originalmente en el semanario Tiempo Libre 1127, 12/13/2001)



HARRY POTTER Y LA PIEDRA FILOSOFAL (HARRY POTTER AND THE SORCERER’S STONE) Gran Bretaña-Estados Unidos, 2001 / Realización: Chris Columbus / Guión: Steven Kloves, sobre la novela de J. K. Rowling / Fotografía: John Seale / Dirección artística: Stuart Craig / Música: John Williams / Sonido: Paul Munro / Edición: Richard Francis-Bruce / Producción: David Heyman, 1492 Pictures-Heyday Films-Warner Bros. / Distribución en México: Videocine / Intérpretes: Daniel Radcliffe (Harry Potter), Rupert Grint (Ron), Emma Watson (Hermione), Robbie Coltrane (Hadrid), Richard Harris (Dumbledore), Alan Rickman (profesor Snape), Maggie Smith (profesora McGonagall), John Hurt (señor Ollivander), Richard Griffiths (tío Vernon), Ian Hart (profesor Quirrell) / Duración: 152 minutos.