Los otros

En una aislada mansión de Jersey, hacia el fin de la Segunda Guerra Mundial, vive Grace con sus dos hijos pequeños, Anne y Nicholas, que padecen una extraña enfermedad que los vuelve hipersensibles a la luz. Por ello, la casa funciona según rígidas reglas, la familia está siempre en la penumbra y antes de abrir una puerta se debe cerrar con llave la anterior.



Mientras Grace espera obsesiva la llegada de su esposo, enviado a combatir en el frente, la pequeña Anne tiene visiones fantasmales de otra familia y un niño, Víctor. Para encargarse de los cuidados de la mansión llega un nuevo trío de sirvientes (los anteriores han desaparecido misteriosamente), que parece ocultar algún secreto que no se develará hasta el final.

Los otros es el tercer largometraje de Alejandro Amenábar, un joven cineasta español nacido en Santiago de Chile en 1972. Instalado desde muy pequeño en España, Amenábar saltó a la fama con su primera película, Tesis (1996), un thriller de horror muy efectista y tramposo que, sin embargo, dejó ver en el director debutante ciertas dotes para el manejo del género. Al año siguiente, con Abre los ojos volvió a incursionar en el suspenso, con resultados contradictorios: por un lado, la nueva obra mostraba un mayor dominio narrativo, pero por otro, su historia fantástica estaba llena de sorpresas y vueltas de tuerca que terminaban conduciéndola hasta un terreno absolutamente arbitrario. De todas maneras, ambos filmes dieron a Amenábar una fama que permitió que su próxima película pudiera disponer de una producción excepcional para la cinematografía española, gracias a la presencia de Nicole Kidman en el papel protagónico y a la participación de Tom Cruise y Miramax en la producción.



Contra lo que podía esperarse, las condiciones de superproducción de Los otros no afectaron el trabajo de Amenábar sino que, en buena medida, lo favorecieron. Aislados sus personajes en una enorme mansión, prácticamente todo el relato transcurre entre las paredes de la casa y entre siete actores (uno de ellos aparece recién en la segunda mitad), lo que le da al resultado una concentración que no tuvieron sus dos títulos anteriores (que tendían a la dispersión). Además, se agradece especialmente que tratándose de una película de fantastas realizada con enorme presupuesto, no abuse de los efectos especiales. Hay estrictamente los necesarios (la niebla, en primer lugar) y salvo uno que otro susto un tanto elemental, todo el relato se mantiene en un tono bastante contenido en este campo, sobre todo teniendo en cuenta los dictados actuales de la moda cinematográfica.



Porque es cierto que la sorpresa final no aporta demasiado y que la perfección narrativa y el indiscutible oficio del director resultan exageradamente fríos, pero basta compararla con otro filme reciente de tema más o menos similar, El sexto sentido (The Sixth Sense, 1999) de M. Night Shyamalan, para darse cuenta de que por lo menos en el filme de Amenábar hay un rigor y una coherencia inusuales. De hecho, Los otros remite mucho más a las atmósferas cargadas e inquietantes de los melodramas góticos de los años cuarenta y cincuenta (empezando por los de Hitchcock) que a los artificios del cine de hoy. Sin embargo, hay un filme clave para ubicar a Los otros en su verdadero lugar, y es Posesión satánica (The Innocents, Gran Bretaña, 1961), adaptación de la novela de Henry James La otra vuelta de tuerca, y obra maestra del cine de fantasmas, hasta hoy insuperable. Ante la película de Clayton, aterradora historia de una gran sutileza en el manejo de lo sobrenatural, la nueva película de Amenábar deja ver sus limitaciones: atrapa al espectador, lo entretiene, pero nunca lo conmueve. Pero hay que considerar que el director tiene apenas treinta años y que su carrera, considerando a evolución experimentada hasta ahora, parece bien encaminada.

(Publicado originalmente en el semanario Tiempo Libre 1126, 12/06/2001)



LOS OTROS (THE OTHERS) España-Estados Unidos-Francia, 2001 / Realización: Alejandro Amenábar / Guión: Alejandro Amenábar / Fotografía: Javier Aguirresarobe / Dirección artística: Benjamín Fernández / Música: Alejandro Amenábar / Sonido: Tim Cavagin / Edición: Nacho Ruiz Capillas / Producción: Fernando Bovaira, José Luis Cuerda y Park Sunmin, Las Producciones del Escorpión-Canal Plus- Cruise/Wagner Productions-Le Studio Canal Plus-Miramax-Lucky Red-Sogecine / Distribución en México: Columbia Pictures / Intérpretes: Nicola Kidman (Grace), Fionnula Flanagan (Bertha Mills), Alakina Mann (Anne), James Bentley (Nicholas), Eric Sykes (Edmund Tuttle), Christopher Eccleston (Charles), Elaine Cassidy (Lydia), Renée Asherson (anciana), Gordon Reid (asistente), Alexander Vince (Víctor) / Duración: 101 minutos.