Coronación

En una vieja casona hoy muy venida a menos, pero llena de objetos que recuerdan su antiguo esplendor, vive Elisa de Abalos, una anciana afectada por la demencia senil, acompañada solamente por sus dos sirvientas. Para atenderla, contratan a una joven campesina, Estela.



El único visitante de la casa es el nieto de la anciana, un hombre también ya mayor que ante la presencia de Estela comienza a experimentar sensaciones desconocidas que lo hacen avergonzarse. Sin embargo, no puede dejar de espiar a la muchacha, que lo atrae obsesivamente al grado de mudarse junto a ella y sufrir enfermizos celos, que finalmente lo llevan hasta la locura.

Coronación es el cuarto largometraje del cineasta chileno Silvio Caiozzi, nacido en Santiago de Chile en 1945. Debutó codirigiendo con Pablo Perelman A la sombra del sol (1973), largometraje realizado poco tiempo antes del golpe de estado. A diferencia de buena parte de los directores chilenos, que continuaron su carrera en el extranjero, Caiozzi permaneció en Chile, donde en 1977 pudo filmar Julio comienza en Julio. Su relación con la obra del escritor José Donoso (1925-1996) se inicia con el video Historia de un roble solo (1982) y continúa con una película de larga y difícil gestación, que iniciada en 1983 recién pudo ver la luz en 1990, La luna en el espejo. Esta película le significó a Caiozzi el reconocimiento crítico, varios premios internacionales y la posibilidad de participar en el Festival de Venecia.



Al enfrentarse a la primera novela de Donoso, Coronación, Caiozzi ya está familiarizado con el lenguaje y el estilo del escritor y, sobre todo, tiene una idea clara de cómo llevar a la pantalla su mundo decadente y asfixiante. La atmósfera gótica y recargada del original encuentra su equivalente en la forma elegida por el cineasta, igualmente barroca y opresiva. Desde la reja de entrada, la casona es un buen reflejo de la grandeza del ayer convertida en el deterioro de hoy, a su vez representación objetiva del mundo interior de sus personajes, encerrados en su limitado universo que ha perdido todo contacto con la realidad, sexualmente reprimidos, rencorosos e insatisfechos.

En su demencia senil, Elisa de Abalos es quien expresa de forma más directa esta frustración. Avalada por la inconsciencia que da la locura, es capaz de soltar los comentarios más absurdos o soeces, que no sólo ponen de manifiesto su gran odio (a su marido, a su nieto, a las sirvientas) sino también una condición de clase decimonónica y reaccionaria, que la lleva a tentar a Estela con un dinero que, haciendo justicia a los temores de doña Elisa, la muchacha roba para sacar de la cárcel al delincuente hermano de su galán. Sin embargo, el personaje más rico por su complejidad es Andrés, solterón, refinado e inútilmente culto, de comportamiento siempre controlado hasta que la presión lo desborda (la escena de la borrachera con Carlos Gross, el médico amigo de la familia, es en este sentido ejemplar). Encarnado por Julio Jung, estupendo actor que ya mostrara su capacidad para desarrollar este tipo de criaturas al borde del abismo en Amnesia (1994) de Gonzalo Justiniano, Andrés es la encarnación misma de la impotencia: incapaz de atreverse a nada y agobiado por las humillaciones de la infancia, descubre tardíamente una pasión en la que se mezclan el deseo y la culpa.



Caiozzi conduce la narración con mano segura la mayor parte del tiempo. Quizás las escenas finales, las de la fiesta de cumpleaños de doña Elisa estén un poco excedidas de tono, sobre todo considerando que ese trazo grueso y caricaturesco no tiene el mismo efecto leído que visto, y que en la pantalla la fuerza de esas imágenes delirantes y decadentes, acentúan exageradamente un final ya anunciado. De todas maneras, Coronación es una buen aproximación a uno de los escritores más importantes del boom latinoamericano, de quien Arturo Ripstein filmara El lugar sin límite (1977) y Sergio Olhovich una olvidable versión de Coronación (1976).

(Publicado originalmente en el semanario Tiempo Libre 1125, 11/29/2001)



CORONACION (Chile, 1999) Realización: Silvio Caiozzi / Guión: Silvio Caiozzi, sobre la novela homónima de José Donoso / Fotografía: David Bravo / Dirección artística: Guadalupe Bornand / Música: Luis Advis / Sonido: Marcos Maldavsky / Edición: Fernando Guarinello / Producción: Guadalupe Bornand, Silvio Caiozzi y Abdullah Ommidvar, Andrea Films / Distribución en México: Arthaus / Intérpretes: María Cánepa (Elisa de Abalos), Julio Jung (Andrés Abalos), Adela Secall (Estela), Gabriela Medina (Lourdes), Myriam Palacios (Rosario), Luis Dubó (René), Paulo Meza (Mario), Jaime Vadell (Carlos Gross), María Izquierdo (Dora), Gloria Münchmeyer (Adriana) / Duración: 140 minutos.