Antes que anochezca

Aspectos de la vida del escritor cubano Reinaldo Arenas, nacido en la Provincia de Oriente en 1943. Con una estructura episódica, la película se centra fundamentalmente en la represión de que fue objeto en Cuba por su abierta homosexualidad y su imposibilidad para publicar en la isla. Casi la totalidad de su obra fue enviada clandestinamente al extranjero, donde varios de sus libros vieron la luz.



Por estas y otras acusaciones fue asediado y encarcelado en varias ocasiones. Luego de varios intentos para salir de Cuba (navegando en una llanta, volando en globo), finalmente consigue abandonar la isla en el Mariel, en 1980. Desde entonces lleva una vida muy pobre y marginal en Nueva York, hasta su muerte de sida en 1990.

El segundo largometraje del artista plástico Julian Schnabel (Nueva York, 1951) aborda un asunto que en principio podría resultar polémico. Como lo hizo en su opera prima Basquiat (1996), retrato del pintor de origen haitiano Jean-Michel Basquiat, muerto por una sobredosis de droga, el cineasta presenta aquí a otro creador controvertido, en la medida en que su conflictiva existencia está íntimamente ligada a la absurda y discriminatoria persecución de homosexuales en Cuba. El tema de Antes que anochezca no es la Revolución Cubana; sin embargo, resulta un contexto de un enorme peso, sobre todo porque Reinaldo Arenas solía acusar a Fidel Castro de casi todas sus desgracias.



Lamentablemente, los alcances de Antes que anochezca resultan muy limitados. En primer lugar porque la mirada es absolutamente maniquea, al grado de convertir a Arenas en una especie de anacrónico héroe romántico. Esa idea la reafirma una puesta en escena cuidadosamente pasteurizada que evita cualquier escena sórdida o escabrosa y reduce la homosexualidad del escritor a relaciones aparentemente platónicas. Incluso las escenas de cárcel, de represión o de sida son tan contenidas que carecen de fuerza. Y en definitiva, el retrato está más próximo de Filadelfia (1993) de Jonathan Demme que de Las noches salvajes (1992) de Cyril Collard.

Más allá de la independencia de su producción, la película de Schnabel repite viejas convenciones del cine estadunidense que a estas alturas resultan inaceptables. Que la narración en off alterne arbitrariamente el inglés y el español, vaya y pase, porque finalmente se trata de las reflexiones de un cubano que vive en Nueva York. Pero que los campesinos cubanos de la provincia de Oriente hablen en inglés no tiene ninguna justificación. Y peor aún, que sus diálogos intercalen algunas frases en español, como para darle sazón y sabor local, es profundamente molesto.



Y lo mismo ocurre con el reparto: entre los diez primeros nombres hay un español, un francés, un italiano, un mexicano, una española, un argentino, un canadiense y algunos estadunidenses. Indudablemente, eso no ayuda a darle verosimilitud al asunto y acerca peligrosamente a la película a empresas como La casa de los espíritus, en la que coexistían Meryl Streep, Antonio Banderas o Sarita Choudhury como improbables chilenos. Claro, en este caso una buena parte son latinos, pero esa idea de la latinidad no puede menos que remitir a los absurdos del viejo cine hispano.

Al margen de estas objeciones, la realización de Schnabel es muy plana y episódica. Muchos hechos importantes para comprender la historia son omitidos; entonces, quien no esté más o menos familiarizado con la biografía de Arenas corre el riesgo de comprender muy poco. A esa confusión ayuda la falta de claridad de la narración, que incluso dificulta la identificación de algunos personajes importantes. Más allá del prestigio ganado por algunos premios y la nominación al Oscar de Javier Bardem y la fama extra cinematográfica de Schnabel, Antes que anochezca parece una película muy menor, inexplicablemente sobrevalorada.

(Publicado originalmente en el semanario Tiempo Libre 1091, 04/05/2001)



ANTES QUE ANOCHEZCA (BEFORE NIGHT FALLS) Estados Unidos, 2000 / Realización: Julian Schnabel / Guión: Cunningham O'Keefe, Lázaro Gómez Carriles y Julian Schnabel, sobre las memorias de Reinaldo Arenas / Fotografía: Xavier Pérez Grobet y Guillermo Rosas / Dirección artística: Salvador Parra y Antonio Muño-Hierro / Música: Cartel Burwell / Sonido: Christian Wangler / Edición: Michael Berenbaum / Producción: Jon Kilik, El Mar Pictures Corp.-Grandview Pictures / Distribución en México: 20th Century Fox / Intérpretes: Javier Bardem (Reinaldo Arenas), Olivier Martinez (Lázaro Gómez Carriles), Andrea di Stefano (Pepe Malas), Johnny Depp (Bon Bon), Sean Penn (Cuco Sánchez), Michael Wincott (Heberto Zorrilla Ochoa), Pedro Armendáriz (abuelo de Reinaldo), Olatz López Garmendia (madre de Reinaldo), Vito María Schnabel (Reinaldo joven), Najwa Nimri (Fina Correa), Héctor Babenco (Virgilio Piñera) / Duración: 125 minutos.